Viktor Frankl. El Hombre en Busca Sentido.

An谩lisis del libro El Hombre en Busca de Sentido de Viktor Frankl

Compartir

 

El hombre en busca de sentido sin duda es una de las obras m谩s reconocidas a nivel mundial por el contexto hist贸rico que esta narrativa refleja a trav茅s de la observaci贸n, y recopilaci贸n de testimonios que dan cuenta una serie hechos que nos lleva a pensar sobre lo que es capaz el ser humano cuando se deja llevar por un odio enceguecido en desmedro de la dignidad humana. En ese sentido, el testigo y autor de este libro Viktor Frankl, un psiquiatra que vivi贸 en carne propia todos los males posibles en los campos de concentraci贸n de Nazi nos relata desde su  experiencia, y profesionalismo la vida dentro de un centro de tortura que denigraba a trav茅s del maltrato f铆sico y psicol贸gico el honor de las personas.

Todo lo que vivi贸 Viktor Frankl en ese periodo oscuro de la humanidad es que muy pocas personas pueden llegar a vivirlo, y relatarlo de una forma tan detallada como 茅l lo ha hecho, por lo que esta obra deja muchas ense帽anzas sobre c贸mo afrontar determinadas circunstancia en la vida si tomamos como ejemplo su mentalidad de superaci贸n para reponerse ante el hostigamiento y maltratos continuos.

Viktor Frankl en campos de concentraci贸n

Ahora bien, bajo el contexto de la segunda guerra mundial este centro de tortura y de trabajos forzados donde estaba envuelto el autor tiene por nombre campos de concentraci贸n de Auschwitz. Un lugar que si tuvi茅ramos que compararlo con respecto a otros sucesos importantes que ocurrieron bajo el contexto de la guerra, tendr铆a la distinci贸n como el centro m谩s sofocante para realizar distintos niveles de maltratos psicol贸gicos y trabajos forzados en lo que se vieron envueltos la mayor铆a reclusos que luchaban para sobrevivir el d铆a a d铆a.

Campos de concentraci贸n nazi

El dolor, sufrimiento y la pena est谩n muy presentes en cada relato en que el autor nos invita a pensar, y a reflexionar sobre lo duro que puede llegar a ser la vida en determinadas condiciones. Por ejemplo, el maltrato y hostigamiento que sufr铆an los prisioneros por parte de los guardias, y tambi茅n entre sus mismo pares que eran los llamados 鈥渃apos鈥 generaba en el prisionero com煤n la desesperanza de seguir viviendo.

Cabe resaltar que los 鈥渃apos鈥 fueron designados por la SS como jefes de cuadrillas por lo que eran m谩s violentos y generaba todo tipo de acto humillante. Tambi茅n gozaban de algunos privilegios como mejor alimentaci贸n y mejores condiciones laborales, lo cual aumentaba sus posibilidades de supervivencia.

El hombre en busca de sentido

 

An谩lisis de la Primera

El an谩lisis de lo vivido en los campos de concentraci贸n por parte del  autor se divide en dos.

Uno: En el hombre en busca de sentido la capacidad de resiliencia que este tuvo para sobreponerse a distintas circunstancias o sucesos que marcaron su forma de pensar, y de vivir la vida, posterior a la liberaci贸n.

Dos En el hombre en busca de sentido la capacidad de tener una mirada externa con base a la observaci贸n que  hac铆a sus dem谩s compa帽eros. Explicando la rutina, y los trabajos forzados que deb铆an realizar, adem谩s de presenciar los maltratos a los que se ve铆an expuestos (algunos de estos no muy agradables de imaginar).

campos de concentraci贸n nazi

 

 

Sobre el ambiente en Auschwitz este se puede considerar como un lugar que favoreci贸 al desarrollo de pensamientos negativos que muchas veces sacaban de las casillas a los prisioneros debido a que no ten铆an una m铆nima se帽al de esperanza que los guiar谩 hacia una actitud m谩s optimista de pensar, e imaginarse salir con vida del calvario en el que se encontraban. En ese contexto, los reclusos al tener tan marcado en su psiquis el pesimismo constante la apat铆a por el otro compa帽ero estuvo muy marcada durante el periodo de encierro en el que sufr铆an constantes abusos, y humillaciones que estaba fuera de lo normal.

Frankl consideraba este rasgo de la apat铆a como una segunda fase despu茅s de que el prisionero pasar谩 la primera etapa que es de a帽oranza, o nostalgia hacia  la familia.

Para la segunda fase que corresponde a la apat铆a se observa un cambio de actitud en la mayor铆a de  prisioneros que les daba repugnancia todo fealdad que la rodeaba (situ谩ndonos en el contexto que estaban sometidos) generando una especie de muerte emocional en el que pr谩cticamente no sent铆a nada, e incluso eran indiferentes ante los maltratos que sufr铆an algunos de sus compa帽eros u otro grupo de prisioneros.

Viktor Frankl

 

 

En algunos pasajes del relato el autor nos cuenta su interacci贸n con algunos compa帽eros de habitaci贸n, ya que como buen psiquiatra se interesaba por el comportamiento de los dem谩s averiguando un poco de la vida de ellos para saber a grandes rasgos los distintos grupos que se formaban a la hora de compartir o entablar determinados temas. A medida que hablaban sobre su vida y del contexto en el que estaban viviendo, Frankl  los animaba a mantener una mente positiva para liberar tensiones y mantener la ilusi贸n de que la guerra pronto iba a terminar.

En ese contexto, Frankl nos da como consejo que uno puede tomar la opci贸n de c贸mo sentirse ante determinadas situaciones, porque somos libres de pensar, y de sentir. Y claro, desde esa posici贸n en la que se encontraba sus palabras cobran un sentido 煤nico para reponerse y generar la fortaleza mental que se necesita para sobrevivir.

Tambi茅n algo de suerte ya que en algunas ocasiones estuvo a punto de morir.

Campos de concentraci贸n

 

Una vez que fueron liberados de Auschwitz la mayor铆a sent铆a que era una especie de broma tener la libertad debido a todas las penurias y maltratos que tuvieron que soportar para seguir con vida. Esto mismo trajo como consecuencia que  m谩s de alguno tuvo que hacer un trabajo personal para volver a conectar con las emociones que hab铆an perdido durante el cautiverio.

Esta liberaci贸n catalogada por el autor como tercera fase, se considera  una gran problem谩tica para aquellos que no sab铆an qu茅 hacer con sus vidas una vez terminada la guerra ya que algunos perdieron  a sus familias, y otros la capacidad de expresarse por reprimir sus sentimientos, o alguna emoci贸n a causa del mismo encierro. Y en ese sentido, la  experiencia que atravesaron sin duda propici贸 la apat铆a hacia uno mismo y con la otra persona ya que en palabras del propio del autor nos dice que  al mirar  los rostros de sus compa帽eros era 鈥渃omo si estuvieran muertos en vida鈥.

reclusos en los campos de concentraci贸n nazi

 

 

En el caso de Frankl podemos entender que este volvi贸 a rehacer su vida de forma normal, adem谩s de seguir desempe帽谩ndose en su profesi贸n de psiquiatr铆a bajo una conciencia m谩s plena por todo lo vivido. En ese sentido, transcurrido algunos a帽os desde la  liberaci贸n el autor va contando ciertas historias de pacientes a los cuales atendi贸, y detect贸 adem谩s que ten铆an ciertos problemas existenciales debido a que carec铆an de una falta de sentido de la vida por no tener un rumbo fijo que los impulse a seguir persistiendo en el descubrimiento de su prop贸sito personal. Ahora bien, para tratar esta problem谩tica es que aparece el concepto de la logoterapia que es un m茅todo psicoterap茅utico creado por el propio Frankl, que se centra precisamente en el sentido de la existencia y en la b煤squeda de ese mismo sentido por parte del hombre, que asume la responsabilidad ante s铆 mismo, ante los dem谩s, y ante la vida. En pocas palabras 鈥渉acernos responsable de nuestro destino鈥.

An谩lisis de la Segunda Parte

En la segunda parte del hombre en busca de sentido el autor nos introduce a este concepto de la logoterapia, y sus diferentes t茅rminos asociativos. La diferencia de este concepto ante otras de car谩cter m谩s existencialistas, por decirlo de esa manera (aqu铆 tom贸 algunas palabras del propio autor)  es que la logoterapia nos dice que debemos asumir de forma racional nuestra capacidad para aprender toda la insensatez incondicional de la vida, en vez de soportarla como predican algunos fil贸sofos de corrientes m谩s existenciales.

En s铆ntesis la logoterapia busca que la persona encuentre un sentido siempre; pues para Viktor Frankl 鈥渓a vida tiene sentido a煤n en las peores circunstancias.鈥

Esto podr铆amos interpretarlo de que todo lo que nos pasa en la vida ya sea bueno, o malo debemos sacar una lecci贸n de ello. En este caso se aplica para aquello que es imposible de comprender,  o de entender el por qu茅 nos ocurri贸  tal situaci贸n.

Dibujo de persona pensando

 

Toda la experiencia que el propio Frankl vivi贸 en los campos de concentraci贸n lo ayud贸 a mejorar en distintas facetas para su desarrollo profesional. Sus tratamientos fueron m谩s eficientes en pacientes que se rehusaban volver a conectar con su realidad, y aceptar la situaci贸n en la que se encontraban por que al admitir ciertas condiciones personales se puede iniciar el proceso para realizar las acciones pertinentes que les permita mejorar en cualquier 谩mbito de sus vidas.

Sobre el aceptar aquellas situaciones que nos pasa en la vida ya sea bueno, o malo te recomiendo la rese帽a del libro 芦Las 10 mejores frases de El Poder Del Ahora禄 , ya que en esta obra el autor nos explica como gestionar determinadas vivencias que consideramos tanto positivas como negativas bajo el lema de estar siempre en el presente.

Viktor Frankl

 

Reflexi贸n final

Como reflexi贸n final podemos quedarnos con las siguientes palabras del propio Frankl, al final de su obra que es; 鈥淒espu茅s de todo, el hombre es el ser que ha inventado las c谩maras de gas de Auschwitz, pero asimismo es el ser que ha entrado en ellas con paso firme y la cabeza erguida, musitando una oraci贸n鈥. De esto podemos interpretar que de nosotros depende: rendirnos, lamentarnos o tratar de acomodarnos e incluso aprovecharnos del desastre que vivimos; o trabajar con decisi贸n y pasi贸n por salir de 茅l, estando incluso dispuestos a pagar las consecuencias de nuestra opci贸n por la libertad y la dignidad para todos.

Mantenerse firme ante las dificultades es una de las aptitudes m谩s importantes para todo ser humano.

Persona pensando

Recomendaci贸n

 

El libro en general es muy recomendable para aquellas personas que a lo mejor necesitan reencantarse con la vida misma en el sentido que debemos entender que cada circunstancia que pasa en nuestra vida, nosotros podemos decidir c贸mo afrontarla ya que eso es lo 煤nico que tenemos control, que son nuestros pensamientos, y la actitud con la que salimos a enfrentarnos a este mundo tan cambiante.

No es un trabajo f谩cil este cambio de mentalidad porque debemos dejar ciertas creencias que de alguna manera puede limitarnos en nuestra forma de pensar, y actuar ante determinadas situaciones.

Solo piensa en aquellas personas que entraron en las c谩maras de gas y mantuvieron una fe, y esperanza hasta el 煤ltimo momento.

El hombre en busca de sentido


Compartir

Deja un comentario

Tu direcci贸n de correo electr贸nico no ser谩 publicada. Los campos obligatorios est谩n marcados con *

En este p谩gina utiliza cookies   
Privacidad